Y me hice de La Canalla

Yo no tenía ni que estar en la Fnac pero, como tiene ese imán que me llama a buscar cualquier fruslería, de las que siempre tengo en la recámara de los antojos, hice escala en la tienda. Mi destino ese día era la música, pero no la música con la que me encontré. O eso creía yo.

Ese día era “El acontecimiento”, Poveda cantaba en la Bienal de Flamenco, y todos: puristas y rompedores, flamencólogos y nuevos aficionados, se daban cita en La Maestranza deseosos de comprobar qué espectáculo se traía el cantaor en la chaqueta. Ésa era también mi cita (yo no soy ni lo uno ni lo otro, una simple curiosa musical) O eso creía yo.

Hoy (hace un año casi) no recuerdo qué fui a comprar ni si me lo llegué a llevar porque hoy (hace un año casi) sonrío al recordar que entré en la Fnac aquel día y, sin pensarlo, sin preverlo, sin pretenderlo, me encontré con La Canalla.

Bueno, realmente me encontré con esto que veis: un grupo de músicos apegotonados y tres colaboradores de excepción que cortaban jamón y lo repartían a los que nos agolpábamos en la pequeña sala. Pero un grupo que hacía una música distinta, que derrochaba frescura, que sonaba diferente, que no es poco en los tiempos que corren. Me llevé el disco, me fui al concierto de Poveda, desgasté el disco de escucharlo. Y me hice de La Canalla.

Anoche volví a ir de concierto con ellos y volví a sentir todo lo que descubrí aquel día, hace ahora casi un año. Puede que, como ayer, los acordes que había escuchado en el disco (y casi había memorizado) no se reconozcan tal cual en el directo. Porque en vivo, la música fluye, los solos de trompeta se desdibujan y vuelven a dibujar, las piezas a piano se acompasan y aparsimonian, y las genialidades de Chipi salpican momentos en que la magia de la música te envuelve sin más. Porque La Canalla es improvisación, es fuerza, es diálogo, es diversión. Es sentir que la música es algo que te hace dejarte llevar (por el universo infinito de las cosas), que te empuja a dejarte llevar.

Y lo que queda es la poesía; a veces absurda, a veces capaz de rozarte el alma. Y las palabras, seleccionadas primorosamente por un amante de las letras que las va engarzando en un abalorio rico y colorido que te hace reencontrarte con ese gusto por el contenido, más allá de la melodía. Pero también queda la melodía, la música, variada, diferente, mixta capaz de emulsionar el jazz con la copla con el tango.

La Canalla es difícil de catalogar, precisamente porque huye de corsés, porque se aleja de los clichés, porque no tiene que ver con nada, ni con nadie. Por eso ha supuesto un soplo de aire fresco en mi discoteca, en mi ipod, en mi vida. Hace casi un año que me hice de La Canalla. Y ayer los volví a disfrutar para celebrarlo. Y hoy quería contároslo. 

10 pensamientos en “Y me hice de La Canalla

  1. Vivan las sorpresas cómplices y mas si van acompañadas de Jamón!. Son pocas, pero las veces que en la vida nos escontramos con “esas cosas/personas/músicas” sabemos instantaneamente que van a formar parte del arcón de nuestra memoria. que se nos van a pegar a la piel y se van a incrustar en nuestros huesos. Que vamos a cantarlos a todo pulmón en la ducha y nos van a mirar en la calle como si estuvieramos idos, cuando los vamos escuchando en nuestro MP3. Pocas, pero intensas,que nos ayudan y nos marcan. Gracias por compartirlos Taite!.

  2. Cada vez que consigo arañarle algún tiempo al tiempo, llegas con alguna recomendación musical que me lo arrebata. Tomo nota también de esta, que ya me hiciste, y que viajó conmigo y aquí anda, esperando ser escuchada. Magnífico post, dan ganas de darle al play ya 🙂

  3. Ayy, que bien hablas, que arte tienes. Siempre me ha fascinado esa capacidad tuya para contar algo a alguien y hacer que éste lo viva, al menos a mi me pasa. Nunca volveré a ver las calles de Cádiz igual después de tus historias y por supuesto, cuando oiga estas canciones lo haré con tus ojos y tus oidos y sonará mágico. Gracias guapa, lo que nos estábamos perdiendo!!!!

  4. Si te lee Poveda, te excomulgan del mundo flamenco, jajajajaja… Gracias por la historia y por recomendar música, que estamos faltos de sonidos nuevos, de los que recuerdan que la musica emociona.

  5. Aún no he tenido ocasión de escuchar a la banda pero tengo la sensación que a través de tus palabras se ha colado algún sonido. Hace pocos días leía esta frase de Borges: “Que las palabras sean no sólo un medio de comunicación sino símbolos mágicos y música”. Enhorabuena. Lo has conseguido.

  6. yo los descubrí en un programa de “La Ventana” subiendo en coche hacia el Teide. Lo que dice Taite. Bombazo.
    “”””¿¿¿¿QUE C…… ES ESTO????”””
    “”””¿¿DE DONDE SALEN ESTA GENTE???””””.
    Como un loco a buscar y rebuscar, a dejarse “Enganchar”.
    Y ya Taite los conocia.
    Mardita roedora.
    besosos

  7. Perdonad que tarde tanto en contestar pero llevo unos días locos. Gracias a todos y cada uno por vuestras palabras y por el mero hecho de hacer caso a las reflexiones de esta chupacharcos. Igual, ni os gusta La Canalla cuando la escuchéis y entonces penséis que vaya recomendación la mía, pero a mí es un grupo que me ha llegado. Netbookk, el maravilloso mundo de las casualidades y todo lo que nos trae a nuestra isla particular: comparto el comentario al 100%. Olga, sonrío leyéndote porque sé que lo dices desde el cariño y me alegra que te quedaras con mis historias de mi Cádiz, que para eso soy yo muy de Cádiz. Gracias por todo, siempre. Serafín, me emociona que te emociones conmigo y compartir es siempre una necesidad (expansiva que es una) porque, además, supone retroalimentación y yo me emociono con muchas de vuestras experiencias. Así nos enriquecemos.
    Manyez, espero que no me lo tenga en cuenta ni Poveda, ni los povedistas, porque sigo comprando sus discos y yendo a sus conciertos. Pero ese día descubrí a La Canalla, sin más. Y la música emociona, acompaña y complementa la vida. Por eso es tan mágica. Pero tú lo sabes mejor que yo.
    Ay, Montse, me guardo también tus palabras porque significan mucho. Hacía demasiado que no escribía (cosas que no fueran en la mente o en la moleskine) y más aún, que no exponía lo escrito en público, si salvamos alguna colaboración esporádica. Siempre es un reto pero tu comentario me alienta, así que… Gracias.
    Y a ti, no te falta flexión te falta culo, sólo decirte que no has preguntado a la persona adecuada, es lo que tiene. Pero me alegra que también sintieras que tenías que saber más sobre ellos. Gracias por pasarte

  8. Pingback: Rumbo a paraísos soñados | A propósito de un caso

  9. Pingback: Higiene mental | A propósito de un caso

Estás en tu casa, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s